Toda profesión tiene pioneros, puntales, referentes y ejemplos. 

Antonio Ramírez Casado (1866-1925) fue persona polifacética. Trabajó como torero, comercial, fue policía particular, político y montó durante casi 15 años una agencia de investigación en el centro de Sevilla.

Juan-Carlos Arias, fundador de ADAS en 1982, publicó en ELCORREO DE ANDALUCÍA, periódico decano de los sevillanos una semblanza del increíble personaje que se codeó con lo más alto y bajo de la sociedad de entonces, que conoció bien, a título particular y profesional con  https://elcorreoweb.es/in-fraganti/memento-el-primer-detective-sevillano-EY6573754

El investigador y escritor José Luis Ibáñez Ridao en un proverbial estudio sobre los detectives pioneros españoles cita ‘Memento’, sobrenombre con el que pasó a la historia gremial Antonio Ramírez . LA VANGUARDIA reseña su excelente trabajo https://www.lavanguardia.com/cultura/20200215/473557242146/primeros-detectives-espana.html

Hoy, en 2022, los detectives privados localizan personas y bienes, rastrean trasgresiones en redes sociales, internet, acreditan fraudes con tecnología de vanguardia y documentan la verdad que en España cuesta aflorar. La utilidad social del detective actual es constatable. En juzgados se alcanza incontables pactos, antes impensables, gracias por los datos y poder informativo del ‘Informe del detective’. También, se forjan acusaciones, absoluciones y se cuantifican números que antes del investigador en acción eran inimaginables. 

Ser pionero en cualquier actividad es abrir camino. Entraña que los las adversidades son dobles o triples. Primero ha de hacerse apostolado del oficio, su rentabilidad y conveniencia. Después, hay que demostrar talento y valía. Finalmente, debe plantearse la calidad de servicio con excelencia, buenas prácticas y ética. ‘Memento’ dejó sentado en una de la capital del sur español que ser detective en tiempos convulsos tenía un plus añadido pues entonces, a primeros del pasado siglo XX, la palabra detective sólo provenía del contexto angloparlante. ?Memento’ ejercía ciertamente de ‘policía particular’, cuando este cuerpo de seguridad pública ni se conocía como hoy lo percibimos. Los primeros detectives fueron la avanzadilla de la policía oficial, no de la Guardia Civil que fundara el Duque de Ahumada a mediados del siglo XIX. Los pioneros detectives barceloneses poneros eran profesionales que instalaron grandes agencias, con laboratorio, gimnasios, biblioteca y plantilla polivalente. Ibáñez Rodao lo demuestra en su trabajo. ‘Memento’ en Sevilla hizo lo que pudo y le dejaron en una capital provinciana aferrada a costumbres decimonónicas.

Hoy brindamos nuestro pequeño homenaje a quienes nos precedieron en el noble y digno oficio de investigar privadamente. ‘Memento» no se merece menos.      

 

  Detectives privados en SevillaTeléfono Detectives Sevilla